7 de junio de 2013

Orgullo y PERjuicio

Sí, lo se, este blog comienza a parecerse cada vez más a un blog de cine y no a uno de literatura, como correspondía a la idea original. Pero qué le voy a hacer... trataré de que dos de mis grandes pasiones sean capaz de convivir bajo el mismo "techo".

En cualquier caso, esta entrada no es para hablar concretamente de cine, sino para hablar un error imperdonable del que me di cuenta hace años y que hasta ahora no había podido denunciar públicamente.
Ayer por la noche, dada la ausencia de un plan mejor, me puse a ver por enésima vez mi adorada "Orgullo y Prejuicio", o, ya que la vi en versión original, digamos mejor "Pride and Prejudice". Y he decidido que a no ser que no me quede más remedio, nunca más la voy a ver doblada, tan solo para evitar que no me chirríen los oídos. Un trabajo de traducción mal hecho es una pena, pero un trabajo de traducción mal hecho para el cual cuentas con la FUENTE ORIGINAL, la novela de Jane Austen, en inglés, español, y cualquier otro idioma que quieras, e incluso con una maravillosa adaptación a televisión como fue la mini-serie de la BBC, de la que también puedes beber en el idioma original o incluso en español para ver lo que otros ya habían hecho perfectamente antes que tú, es un INSULTO a todos los estudiantes de Traducción y Filología que andan sin trabajo por el mundo (y debo incluirme, porque el trabajo que yo estoy haciendo no cuenta :( ) y que lo habrían hecho correctamente en un abrir y cerrar de ojos.
 No entiendo cómo una película de tal magnitud, presentada en cada cine de España (y del mundo, aunque eso aquí no importe), basada en una novela tan conocida y leída por millones de personas, puede tener en su traducción un error tan gordo sin que al culpable le hayan cortado la cabeza.

 ¿Y cuál es el error en cuestión que tanto me ha indignado? Se trata de una escena en la que Caroline Bingley le pide a Lizzy que se levante del sillón para "refrescarse" y que den juntas un paseo por la habitación, en la que también están Charles y Darcy. Ella le pide a Darcy que se una a lo que este contesta haciendo un par de bromas. Caroline quiere castigarlo y a Lizzy no se le ocurre más que reírse de él, criticarlo, pero Caroline defiende que Darcy es un hombre impecable, sin falta alguna. Lizzy le pregunta entonces a Darcy si eso es cierto, si no tiene ningún defecto. A lo que Darcy responde, (y aquí viene el gran error) que quizá uno de sus defectos sea, en sus propias palabras, que es incapaz de "perdonar los vicios y las faltas de los demás. En mi opinión, lo que se ha perdido perdido está."

Mi primera reacción, cuando vi la película por primera vez allá por 2005, y a pesar de tener solo 15 años en aquel entonces,  fue algo así como...."eh? wtf?" "¿Qué tiene que ver la primera parte de la frase con la segunda?" Se me quedó una sensación muy rara, porque aquel parecía ser un momento clave de la película (y en efecto, lo es), trascendente, pero lo que acababa de decir Darcy no significaba absolutamente nada, y por supuesto no justificaba la cara de Lizzy al escuchar esas palabras. Pero lo ignoré, no era más que una ligera sensación desagradable de que algo que no cuadraba acababa de pasar por delante de mis ojos. Incluso recuerdo haber leído el libro en español por aquel entonces, pero tampoco me dí cuenta, estaba más preocupada por conseguir que mi madre me dejara usar tacones XD.

Unos años después, sin embargo, allá por el 2010 "Pride and Prejudice" apareció como lectura obligatoria en mi asignatura de Literatura Inglesa de segundo de carrera. Y entonces sí, lo leí en inglés, por fin. Y aquella duda que ya tuviera 5 años atrás fue respondida, ya que en la versión original escrita, lo que Darcy dice es más bien (las citas están sujetas a mi memoria ya que no tengo ni los libros ni las películas delante y podría confundirme en algún detalle):

 ""My good opinion, once lost, is lost forever"".

Algo que NUNCA, bajo ninguna circunstancia, puede traducirse como:

"" En mi opinión, lo que se ha perdido, perdido está"".

¡¡¡¡No tiene NADA que ver!!!

 Lo peor es que el Darcy de la película, Matthew MacFadyen, lo dice claro como el agua. Así que la persona encargada de hacer la traducción ni siquiera tenía que hacer un trabajo de investigación sobre el asunto. No tenía más que escuchar las palabras del actor, y de haber investigado, se habría encontrado como mínimo con 3 o 4 fuentes que le habrían guiado correctamente.
 Lo que Darcy dice, y que de hecho es trascendental para el resto de la película y para entender al personaje, es que es una persona a la que le cuesta perdonar, muy juiciosa, alguien cuya buena opinión sobre algo, una vez se pierde, perdida está. Alguien a quien no convences haciéndole la pelota después si ya le has demostrado que no mereces su respeto.

 Aún me pregunto cómo puede ser que aquella cacofonía (no puedo llamarlo de otra manera) haya pasado inadvertida por delante de decenas de ojos antes de salir en los cines, y lo que es peor, en DVD. ¿Cómo pudieron permitirlo? ¿Es que estaban haciendo sudokus en lugar de prestarle atención a su trabajo? A mí me habrían suspendido mi asignatura de Traducción General por menos que eso. Si una alumna de segundo de Filología Inglesa es capaz de darse cuenta del error... algo tiene que andar muy mal para que quien se encargó de esto tenga un trabajo tan importante y por el que yo me moriría (y muchas otras personas) y que sin embargo yo, y esas mismas personas, estemos en la calle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada